103

Lázaro es un joven pícaro que  pasa por las manos de seis despiadados amos que le harán conocer la crueldad y falsedad del mundo.

LIMERICK Y HAIKU.

 
Perdido en tí,
buscaba aquel beso
color carmesí.

……………………..

Encontrar  su ultimo aliento

en la ultima fila de aquel teatro,

quizas no fue muerte para un ciego

como la del cojo que corrió,

trás oír despavorido al mudo.

Linda

  Cuando uno vende su propia alma al diablo, cualquier razón para morir es bien acogida. Es por eso, que sin saber bien porqué me dejo caer cada noche, en Phillies. Lleva la muerte impregnada en su nombre. Sólo confío en poder ser uno más y acabar con esto que algunos se atreven a llamar vida. Hace un par de meses conocí a Linda. Es triste y fría, pero me hace sentir menos solo, cuando me siento junto a ella en la barra. No solemos hablar, a veces me pregunto si realmente notará mi presencia. De vez en cuando me mira, y se le llenan los ojos de lágrimas. Creo que necesita morir tanto como yo, sin embargo, prefiero no mencionarlo. A veces llora sin razón. Le suelo invitar a una copa, y parece sentirse mejor. Es preciosa. A veces me hiela la sangre cuando la veo entrar. Su rostro es el vivo reflejo del sufrimiento, y la más absoluta belleza. Me pregunto si existirá algo comparable a verla sonreír. Es lo único que pido antes de morir. Es lo único que me queda parecido al amor. Es la razón por la que, realmente,  sin darme cuenta me dejo caer cada noche en Phillies, como un vagabundo sin rumbo, que ansía el fin, o quizás únicamente un nuevo comienzo.

Ernst Shackleton vs. Robert F. Scott

El grupo se debilita cada vez más y más, y las condiciones meteorológicas no estan acompañando. El viento azota nuestra tienda con fiereza  y el terror se puede respirar en el interior. Ya prácticamente no se atisba ninguna esperanza en poder alcanzar el depósito, situado a 11 millas, ya que, indudablemente, no poseemos la fuerzas necesarias para luchar contra el viento y llegar con vida a nuestro destino. Nadie confía en ello. La vida se nos consume aquí dentro,y  ya sólo queda confiar en Dios, y soñar con un milagro que nos saque de este desolado lugar, que con toda seguridad presenciará nuestra agónica muerte. No me queda energía para seguir escribiendo, aquí deposito mis últimas esperanzas.

” Busco hombres con valor y atrevimiento para embarcarse en la que probablemente sea la mayor aventura de sus vidas: un viaje a la Antártida. No se asegura a los navegantes la posibilidad de regresar con vida a sus hogares, sin embargo en el hipótetico caso de lograr nuestro objetivo con éxito, el honor y la gloria estarán asegurados.  Innegablemente, las condiciones de vida serán difíciles: pocas provisiones, temperaturas gélidas, vientos devastadores… Deseo que los hombres que ansían aventura y reconocimiento,  vengan a mi encuentro. ”

Ernst Shackleton.

3 de 99

Como de costumbre, cogía el autobús S bastante temprano. Iba abarrotado y la sensación de agobio era insoportable. El extravagante sombrero de un joven, sentado tres o cuatro filas más adelante que yo, llamaba mi atención. El muchacho discutía con un vecino algo mayor, que al parecer llevaba un buen rato pisándole los zapatos. Parecía estar realmente enfadado. Un par de horas más tarde lo volvía a encontrar en la estación Saint-Lazare. Se encontraba con otro muchacho, que le murmuraba algo acerca de un botón de su parca.

Tres asquerosos cuartos de hora esperando y por fin, el autobús aparece. Me subó y pilló un asiento al fondo. Un chabal con pintas raras y un gorro feísimo no para de pegar gritos. Se esta peleando con un tipo viejo con cara de amargado. No sé que de un pie y de la educación. Paso de ellos y sigo a lo mío. Un ratillo después cruzando la plaza de Roma, para volver a casa del curro, me vuelvo a encontrar con el tipo del bus. Esta hablando con un jambo, no sé que historias de un botón, que tiene que coser. Vaya par.

8:00 a.m. autobús S. stop Mucha gente. stop Joven con sombrero de fieltro. stop Discute con otro hombre, que le ha pisado el pie. stop 2 horas después en la plaza Roma. stop El mismo joven charla con otro hombre. stop Le dice que debe coserse el botón del abrigo. stop

Autobus

Lost in blue.

25 de octubre de 2009

Llevo doce días y catorce horas perdida en algún punto del Pacífico Sur,  no muy lejos de la costa este  Australiana. Zarpé  el pasado 13 de octubre desde el puerto marítimo de Mackay. Navegaba con unos amigos en una pequeña zodiac cuando una tormenta nos arrastró con fiereza y perdimos el rumbo. Llegamos a una pequeña ínsula después de seis días perdidos, pero sólo yo permanecía con vida. Con las pocas fuerzas que me quedaban he logrado encontrar algo de fruta y un pequeño riachuelo, aparentemente potable. Creo que podré permancer con vida algunos días más. He recorrido de cabo a rabo el lugar y no he hallado ni rastro de vida humana. Espero que quién lea esto se ponga en contacto con los servicios de emergencia rápidamente y se ponga en marcha mi salvamento. No me queda mucho tiempo y mis energías se agotan.

Desde un punto indeterminado del planeta:

                                                                                                                                                                                                                                   Irene

Si con esto no te convezco Edgar…

Ilustre y estimado señor Andueza:

Me gustaría antes de todo agradacerle su maravillosa labor docente y lo mucho que nos ayuda con su asignatura. Es, no sólo para mí sino para la mayoría de nosotros, uno de los mejores profesores del colegio y sin duda, el que más se preocupa por nosotros y nuestro aprendizaje. Me gustaría que eligiese mi blog como uno de los cinco mejores porque además de mis desinteresados alagos hacia su persona; he trabajado mucho en mi blog y continuaré haciendolo durante todo el curso para así mejorarlo y cumplir todos sus objetivos. Además procuraré añadir blogs adicionales para demostrarle todo mi interés. Espero que con esto me elija entre los cinco mejores (y me suba 0.2 la media) y le prometo que me seguiré esforzando durante todo el año, tanto en el blog como en las clases.